20/01/2017
  ANTONIO CAULÍN MARTÍNEZ 
CUCHILLERO

Vieja y caduca financiación

23/11/2016
Hace años tuve la oportunidad de visitar, turística y culturalmente el cementerio monumental de Staglieno (Génova), plagado de maquetas arquitectónicas y esculturas realistas de los difuntos, en escenas cotidianas de su vida. Era ciertamente una película en 3D de la sociedad italiana del Il Risorgimento, por la que los turistas deambulábamos expectantes que alguna recobrara vida y se agitara. En una esquina entre retratos costumbristas de muertos congelados en piedra, “habitaba” una imagen, a la altura de nuestro propio camino: una anciana con mano extendida y pedigüeña. No desentonaba del conjunto, pero sorprendía el naturalismo de la actitud, en plena vida lúgubre, sólo le faltaba hablar.

En este mes de noviembre que dejamos, la Iglesia Católica ha querido, como el Atlético de Madrid, Fútbol Club Barcelona, Betis, Boca Juniors argentino, Hamburgo alemán…, reservar para sus fieles seguidores un espacio terrenal cerca físicamente de la gloria. En concreto, me refiero a los columbarios de la Catedral de Albacete  que oscilan en peaje de alojamiento entre 1.200 € y 3.500 €. Hay columbarios protestantes y calvinistas… en el Valle de los Caídos también.

La razón de esta oferta obedece al parecer al trato “naturalista” que los familiares dan a sus difuntos reducidos a cenizas, arrojándolos a mares, ríos, bosques… o sujetándolos (sentimentalmente) entre las figurillas polvorientas del aparador de su casa. La urna pasa así a convertirse en un consuelo inmediato compartiendo albergue diario con sus seres queridos o confundiéndose con la parte de la Naturaleza que más apeló el difunto en  vida.

Pues bien, al parecer digo, para un sector proselitista de la Iglesia Católica, concretamente para la “renovada” antigua inquisición, denominada Congregación de la Doctrina de la Fe, estas urnas (o sus cenizas) tienen prohibido separarse y disgregarse al aire… Al respecto habría que matizar jurídicamente que la propiedad del cadáver (entero o disperso) corresponde a los familiares y a éstos decidir sobre su ubicación compactada o disgregada.

Desde el respeto siempre a los familiares y a los deseos del propio finado, observando las mínimas condiciones de prudencia para con el medio ambiente y usando la razón empírica de que las cenizas de los seres vivos son, al fin y al cabo, una decena de minerales y nutrientes para la naturaleza  donde caigan o se depositen celosamente, cavilen, razonen digo, si se puede arrojar o esparcir las cenizas en la intimidad. Alguna normativa regula que si fueran lanzadas al mar las cenizas… habrá que hacerlo a unos considerables metros mar adentro y lejos de la línea de baño, como parece obvio.  

Toda esta argumentación, lejos del humor negro, evidencia una controversia o tenaza, a saber: por un lado se prohíbe disponer de los restos de nuestro difunto cual su deseo o el nuestro; y por otro se nos  empuja, en hábil marketing, a ubicar los restos en lugar santo o posada oficial remunerada como forma fehaciente e indubitable del compromiso religioso. Repito, desde el máximo respeto para aquellas personas que así lo decidan, ruego un momento de reflexión para los responsables de los alquileres, en el sentido de qué pasará con aquellos buenos cristianos de escasos recursos que no puedan permitirse semejante dispendio… O peor aún, que se vean impelidos por sus íntimas inclinaciones religiosas a pasar, como aquella viejecita genovesa, una parte de su vida ahorrando para asegurarse un lugar en el cementerio de ceniza y nobleza. Los próceres del Medievo, de Edad Moderna se hacían pintar al pie de escenas devotas.
Está bien que la mundana y futbolística “paineta” se financie con los fieles rojiblancos… que viejos columbarios se respeten, pero estamos en el siglo de la igualdad, o eso creo.

Dios está en todas partes, oíamos infantes de padres y maestros, como así lo entendimos, así nos implicaremos.  
23:30.
28/11/2016
Gratitud e informacion.
Es de agradecer la discrepancia respetuosa. A título informativo en el Columbario de la Catedral de Albacete no existe el problema del articulo pues también se acogen las cenizas de personas cuyos familiares no tienen recursos para el "peaje". Por otro lado la aportación económica va destinada a proyectos misioneros de la Diocesis de Albacete. Este año a Gokwe (Zimbabwe), Colombia, Ecuador e Irak.
Enviado por:
Julián Ros
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal