23/02/2017
  ALBERTO MORLANES 
ENTRE BOLOS

El padre del populismo ilustrado

14/12/2016
El papel que mejor interpreta José García Molina en las Cortes de Castilla-La Mancha es el de Pepito Grillo. No consta que nadie le haya pedido consejo pero, quizá por deformación profesional, el profesor universitario que dejó de serlo para liderar Podemos en nuestra región se autoproclamó desde el primer día que llego a la Cámara como guía espiritual del resto de diputados, a los que reprende, unas veces con sorna y otras con solemnidad eucarística, para que se deshagan de vicios heredados y debates estériles, huyan de la política espectáculo y trabajen sin teatros ni imposturas por mejorar la vida de los castellano-manchegos.

Uno ya le ha agradecido con sinceridad en otras ocasiones, desde estas líneas, ese afán por elevar intelectual y moralmente el nivel del parlamentarismo castellano-manchego, que falta le hace. Pero, ciertamente, su estrategia no es la más acertada porque, al menos por ahora, no lo está consiguiendo. Eso sí, aunque sus compañeros de Gilitos no le hagan caso, al menos le escuchan. En los pasillos del Parlamento, pleno tras pleno, son muy comentados sus discursos (sermones, dicen algunos), y no siempre para bien, pero el tipo se ha ganado el cariño de la Cámara y, en términos generales, cae simpático. A mí también. Los que han sabido digerir su ego llevan mejor sus lecciones y los que no, como su único compañero de grupo parlamentario, David Llorente, tratan de disimularlo como pueden y, de paso, trabajan para que no repita como secretario regional del partido, cuyos círculos han resultado engullidos por la arrolladora personalidad del cabeza de cartel, niño mimado de Pablo Iglesias entre Madrid y Despeñaperros.

Lo cierto y verdad es que García Molina, al que no le falta inteligencia, ha sabido convertirse en un personaje capital de la política castellano-manchega. Nadie sabe si Emiliano García-Page le controla a él o es él el que controla al presidente. Y el simple hecho de que exista esa duda, teniendo en cuenta el ingente aparato de la Junta, ya es todo un mérito por su parte. La repercusión mediática e influencia política de Podemos en Castilla-La Mancha, muy superior a la que correspondería en base a los votos conseguidos en las últimas elecciones autonómicas, no sería posible con un candidato sin el perfil que luce este catalán talaverano tan leído como competitivo.

Todo esto viene a que este martes, después de cenar, abrí Facebook y vi que Podemos estaba preguntando cibernéticamente a los castellano-manchegos: ¿A qué personaje te gustaría que llevásemos a comparecer ahora que va a comenzar la comisión sobe el vertedero ilegal de neumáticos de Seseña? Como si de Gran Hermano se tratase, el pueblo soberano debía elegir en tiempo real entre Cospedal (que resultó claramente vencedora), Bono y García-Page. Ya tenía sospechas, pero fue en ese preciso momento cuando estuve completamente seguro de que este García Molina es un auténtico genio. Tienen ante ustedes al padre del populismo ilustrado.  
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal