19/01/2017
 A VUELAPLUMA EUSEBIO CEDENA 
A VUELAPLUMA

El corazón de Cospedal

10/01/2017
Ocurre por Europa. La derecha le ha quitado buena parte de sus banderas a la izquierda y las ondea cada vez con menos complejos y más entusiasmo. El corazón lo siguen teniendo liberal pero el marcapasos ya es socialdemócrata, quién sabe si para siempre. Pienso estos días a menudo sobre ello. Fíjense en el descafeinado que desayuna Rajoy todos los días y en lo rico que le sabe, como demuestra la inquebrantable voluntad al mando de la cosa de Montoro, el gran ministro que Zapatero nunca tuvo. Estos deslices poéticos del PP a José María Aznar le encienden el atril y le sacan voz de ultratumba y el hombre se sube a la atalaya a mirar y no encuentra en su partido más que desierto y populismo, que es la nueva religión que nos ha traído el siglo veintiuno y que consiste en seguir la bola mayoritaria de la gente. Hasta el Papa.
 
Pero Aznar, con razón o sin ella, no es el único ofendido. El PP no se desangra al modo socialista porque el poder genera muchas proteínas, pero que Rajoy se haya convertido en el primer y más sólido representante de la socialdemocracia nacional, lo que mi admirado amigo López Gayarre llama la "gestión diaria de la realidad", tiene algunos ánimos encendidos en la militancia y los cuadros populares y en el futuro puede ser motivo serio de luchas intestinas. A favor tiene Rajoy la ocupación total del centro político y la expulsión de las izquierdas hacia sus propios confines radicales, garantizándose con ello una fuerza electoral y una gran fama de quieto e invisible, pero en su contra juega la sensación de muchos de los suyos de estar perdiendo los principios por el tubo de escape y quien sabe si en el largo plazo madurando la extinción o incluso el pensamiento único.
 
No hay duda de que Rajoy, enredado en los peores años de la crisis económica y con el traje del perfecto posibilista que le ha colocado López Gayarre en la mejor tradición de Cánovas del Castillo, ha salvado a España del agujero negro del momento pero no termino de estar seguro de que este pan de hoy no vaya a ser hambre para mañana. Haría falta un ten con ten. No todo es economía y vida pragmática y mañana puede ser mucha la necesidad de ideas y contrastes, o sea, mal rollo si sucumbimos bajo el dominio general del populismo y la demagogia: hambre de valores, de certezas ideológicas, de un suelo político e intelectual estable sobre el que no pisar suelos pantanosos. Ausentar el liderazgo, abandonar la lucha de las ideas y dar carrete a la corriente permite ganar las batallas cotidianas pero tal vez no nos hace más fuertes en treinta años, quien sabe si todo lo contrario. Hay que repensarse todo esto.

En fin, yo el corazón de Cifuentes sí lo veo populista. El de Cospedal todavía no. No sé si me explico.  
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal