29/03/2017
  ANTONIO CAULÍN MARTÍNEZ 
CUCHILLERO

Plaza de Toros de Albacete (1917-2017): Centenario arquitectónico

07/03/2017
Echando mano de la Historia, esa enemiga de los desmemoriados, traemos hoy una efeméride arquitectónica y artística: el 17 de septiembre de este año se cumplen cien de la inauguración de la Plaza de Toros de Albacete, magnífico coso con elementos artísticos neoárabes, como las torretas y el arco de herradura en la entrada principal.
 
No estamos faltos de edificios significativos en la historia del arte en nuestra región, es obvio, pero sí de conmemoraciones, o lo que es lo mismo de “puestas en valor” arropadas por exposiciones, conferencias etc… que nos hagan “ver” la evidencia. Percatarnos, en definitiva, que estamos ante extraordinarias obras de nuestros ancestros, que hay que cuidar y mantener para generaciones futuras. Lo que escribo es casi ridículo, por lo manido y desgastado de este eslogan cultural, pero de nuevo desde CUCHILLERO alzamos la voz para que salten los taponados oídos de la tosquedad cultural.
 
La tauromaquia en Albacete data de 1564, cuando la actual Plaza del Altozano acogía los encierros y lidias populares. Dos siglos después, en el paseo que conducía al recinto ferial, se construyó con forma octogonal y en madera la conocida popularmente plaza de “Caulín” nombre de su primer empresario. A comienzos del siglo XIX, en 1829, se edificó un coso estable, frente a los actuales “Jardinillos”, inaugurado por la faenas de los diestros Juan Jiménez “El Morenillo” y Manuel Lucas Blanco. Y así llegamos a la actual que cumple cien años, con lidia inaugural el 9 de septiembre de 1917 de Rodolfo Gaona, Joselito y Saleri II. De la importancia de la plaza hablan los actores de la tierra: Manolo Navarro, Pedrés, Montero, Chicuelo II, Cabañero, Abelardo Vergara, Pepe Osuna, Manolo Amador, Sebastián Cortés, Dámaso GonzálezManuel Caballero… y a los que a ella vinieron: José Tomás, Enrique Ponce, El Juli, El Cid, Sebastián Castella, Alejandro Talavante… pero estos intérpretes mostraron su hacer en un escenario arquitectónico que ya centenario, necesita su homenaje de reconocimiento, puesta en valor y si puede ser alojar en él, el demandado Museo de la Tauromaquia de Albacete.
 
La proyección social y artística, más en otros momentos de la historia de España que ahora, confirieron a las plazas taurinas una atención por parte de empresarios y administraciones públicas, como fiel reflejo del interés festivo de la población. Sin entrar en el uso, la tauromaquia, lidia que no sé entender pero respeto; fijémonos en el continente. Y en el caso de Albacete, su Plaza de Toros (1917) es un ejercicio de querencia hacia la ciudad que depositó el arquitecto albaceteño Julio Carrilero, co-autor de la madrileña Plaza de Toros de las Ventas (1924).
 
Julio Carrilero Prat (1891-1974) fue arquitecto del Ayuntamiento de Albacete (1919-1927) y posteriormente de la Diputación Provincial (1928-1961), dejó bellísimos ejemplos de su buen hacer en edificios y proyectos en la ciudad: el Hotel Regina, Casino Primitivo, Instituto Bachiller Sabuco, Chalet de Fontecha, etc…
 
Afecto y diseño cargado de cultura artística, Julio Carrilero esgrimió el bagaje coetáneo de entonces, el de los estilos arquitectónicos eclécticos y “neos”.  El neoárabe fue un estilo historicista y romántico propiamente español, plasmado en otras quince plazas taurinas de España, además de palacios, teatros, estaciones, casinos, etc… Los “neos” son estilos arquitectónicos que evocan el pasado medieval de un país o región. En España este movimiento de reminiscencias artísticas de Al-Ándalus se extendió a finales del siglo XIX, tenemos varios ejemplos en Castilla-La Mancha como la Estación de Ferrocarril de Toledo, o el interior del Teatro Circo de Albacete.
 
Fue una concesión asignada al romanticismo que comportó poner en valor el estilo árabe, altamente diferenciado de otros estilos “neos” medievales europeos, como el neo-gótico inglés o el neo-renacentista francés. La Plaza de Toros de Albacete, es un breve fragmento en la historia del arte español, pero es nuestra pieza y es exclusiva. No existe en otro lugar, es nuestra responsabilidad. Corresponde a los especialistas de la historia del arte, reseñar las tendencias artísticas que confluyeron en el momento de conformarse la solución arquitectónica y decorativa del edificio. A los arquitectos resaltar su construcción. A ambos aportar ciencia en esta conmemoración. Y a las administraciones públicas dar atención y soporte.
 
Por ello, a quien lea estas líneas, trasládele a los responsables que decidan que basta de galgos o podencos: es ARTE, es ARQUITECTURA, es el centenario de la construcción de Plaza de Toros, son cien años de una edificación estilística y decorativa propiamente española con rasgos neoárabes. Nos morderá otra vez el futuro, si olvidamos el pasado con disquisiciones vacuas.  
 
Si hay implicación, va mi capote.

Antonio Caulín Martinez
Marzo, 2017  
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal