Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
27 de marzo de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 DE MEMORIA ISABELO HERREROS 
DE MEMORIA

Plaza de Burger King-Zocodover, donde empieza la Calle de Zara-del Comercio

05/11/2015 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
El título de esta columna no es una broma, se trata de un futurible inmediato, si la ocurrencia del concejal popular toledano Jesús Labrador, tiene apoyo y se lleva a efecto. Se trataría, si no he entendido mal, de sacar a concurso los nombres de las calles y plazas de Toledo, y que poderosas firmas comerciales antepongan su nombre en los rótulos, en el tamaño que les parezca, y, aunque no está perfilada aún la propuesta, posiblemente se estampe el logotipo corporativo, sea este una salchicha, un sujetador, una taza de wc, o una pomada para las hemorroides. Lo que no he entendido es como esta “sponsorización” podría beneficiar a los vecinos, tal y como argumenta el proponente en defensa de su tesis. Puede que las arcas municipales vieran algunos beneficios, pero tengo serias dudas de que los presupuestos municipales prevean en el futuro un aguinaldo o retribución para, pongamos, los propietarios del número 5 de la Cuesta del Can, en el caso de que pasase a llamarse, por ejemplo, Cuesta de Coca-Cola-del Can, o que el dueño de un bar de la calle Sierpe reciba unos euros por tener sobre su negocio un rótulo de Embutidos El Pozo. ¿Estará previsto que ocurre si en la calle afectada hay un comercio de la competencia? Es decir, ¿podrá llamarse una plaza de Mazapanes La Viuda si se trata de aquella en la que está  Mazapanes Conde, léase Valdecaleros? 
 
Quizás en lo que esté trabajando el señor Labrador, para afinar más, es en una exención del IBI para los afectados, es decir, solo los propietarios de fincas urbanas serían los beneficiarios, lo que podría situar a Toledo a la cabeza del mundo mundial, y, aparte de exhibir el titulo de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, se le podría añadir: libre de impuestos, pues ya más del 70% del suelo urbanizado no paga impuestos, y tampoco de otra clase, por negocios como fabricas de mazapán y otros dulces, hostelería, librerías, colegios privados, museos de pago, y el largo etcétera que conoce cualquier toledano. Me refiero, claro, a todos los bienes inmuebles propiedad de la Iglesia, y al uso que hace de los mismos. 
 
Y puestos a obtener beneficios, puede que también se contemple el que los museos, sinagogas, mezquitas, templos y demás monumentos de la imperial ciudad pasen a ser mercantilizados, más aún de lo que ya está la Catedral, que es mucho decir, solo que ahora las ganancias serían para todos. En ese caso no es difícil imaginar letreros luminosos, que nos anuncien que estamos ante El Corte Inglés-Casa del Greco, Chanel Parfum-Entierro del Conde de Orgaz, Banco Popular-Catedral de Toledo, Danone-Museo Sefardí, o Durex-Museo de Santa Cruz. Precedentes hay; en el caso de los museos ya se encargó un personaje llamado Eduardo Serra, ex ministro y campeón en puertas giratorias, de poner en marcha un tinglado muy mercantil en el Museo del Prado, tras dejar el ministerio de Defensa; aún no hay luces de neón, pero todo se andará. Por su parte la Comunidad de Madrid autorizó, en tiempos de Esperanza Aguirre, que el Metro de Madrid pudiese  ser sponsorizado y las estaciones pasasen a ser denominadas con la marca de la empresa “benefactora”, y así tenemos, en el corazón de las Españas, la estación de Vodafone-Sol, nada menos.
 
Por ahora la propuesta del concejal Labrador no ha recibido los encomios esperados, por parte de quienes tienen hoy mayoría en la Corporación municipal, por lo que no parece que vaya a tener mucho recorrido. No le han agradecido sus desvelos al concejal, y no solo eso sino que Javier Mateo, de IU, ha tachado de descabellada e irrisoria la idea, desafortunada, ridícula y unas cuantas descalificaciones más. Ha añadido el portavoz de Ganemos Toledo que los nombres de calles y plazas “reflejan la historia de la ciudad y forman parte de la memoria colectiva” y no le parece bien que “se quieran convertir en un mero espacio para anunciantes”.
 
Ahora hablemos en serio, y no voy a extenderme mucho. No conozco al señor Labrador, tampoco a la actual alcaldesa, Milagros Tolón, pero sí puedo decir que me parecería igual de disparatada una moción o iniciativa de este tipo, sea cual fuere la firma política de la misma. Tampoco es mi intención descalificar la labor de oposición del PP toledano, pues tiene que cumplir su importante papel democrático, pero con un poco más de imaginación, o quizás mejor, de realismo a pie de calle, pues no parece que este tipo de ocurrencias hayan salido de un estudio bien pensado y debatido con las partes afectadas, y mucho menos que se haya pedido un informe a la Academia de Bellas Artes. Ya es un despropósito, la desmesura de tamaño de los carteles de las multinacionales de la comida-basura, y que destrozan la estética de lugares singulares de la ciudad levítica, en tiempos llamada del Tajo, pero esa es otra historia, también muy fea. Lo de los grandes cartelones anunciadores puedo asegurar que no se permite en otras ciudades europeas similares a la capital castellano-manchega. 
 
Una ciudad como Toledo no es sólo propiedad de quienes pisan sus calles a diario, pues su historia, y situación en el mapa mundial de ciudades monumentales, obliga a quienes tienen la representación de los ciudadanos, tal y como dijera el poeta Gómez Manrique, allá por el siglo XV, no sólo a ser nobles y discretos, si no a velar por la preservación de tan importante legado, y que creo que es lo que también quiso decir y dejó escrito el insigne tío de Jorge Manrique, en un mandato a los concejales toledanos de entonces y a los de todos los tiempos:  “Pues vos fizo Dios pilares de tan riquísimos techos”. 
22:41.
05/11/2015
¡lo que hay que hacer para dar la nota¡.
lo de labrador es la patochada del siglo para ver quien de sus jefes se fija en sus ideas brillantes, parece el unico celebro del pp en toledo. ¡¿como andara el resto de neuronas activas?. ¡menos mal que no esta de alcalde¡
no se deben dar mocos a quien no tiene pa solverlos¡¡¡¡¡¡¡ole por el profe de derecho de ocurrencias¡¡¡
Enviado por: susan
18:24.
05/11/2015
¡¡¡NO!!.
Ya lo de Sol-Vodafon, me pareció una de las mayores insensateces de nuestro joven siglo. Las "ocurrencias" del Sr. Labrador, sencillamente de psiquiátrico, pero no de los de ahora, de los de "camisa de fuerza".
Enviado por: Juan de la Calle
03:05.
05/11/2015
estoy de acuerdo..
Es verdad, los carteles habría que quitarlos. Que los pongan de forja o madera envejecida, pero nada de neones o similares.
Enviado por: satán
Más artículos

Sin novedad en Palacio y una sentencia de encargo

Se fue sin pena ni gloria, pero Rajoy sigue ahí

El fiasco del sorpasso

Año de aniversarios intempestivos

En espera de elecciones, y la penúltima batalla del capitán Domínguez

El cuarteto de la Moncloa, ¿o es sexteto?

Noticia de un poeta toledano muerto en la Batalla de Annual (y II)

Noticia de un poeta toledano muerto en la Batalla de Annual (I)

Noticias de los nuevos ayuntamientos

La jueza que leía a Concepción Arenal



Mande su comentario
Tema: Plaza de Burger King-Zocodover, donde empieza la Calle de Zara-del Comercio
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal