Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 de febrero de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
PAGE ENCLAVE, VARICELA, TIERRAS RARAS... Siete noticias de Castilla-La Mancha para empezar la mañana
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 DE MEMORIA ISABELO HERREROS 
DE MEMORIA

Se fue sin pena ni gloria, pero Rajoy sigue ahí

25/01/2017 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
Sí lector, se nos fue sin pena ni gloria, me refiero al año que terminó el pasado día 31 de diciembre. Pero es posible que no compartan la afirmación aquellos que fueron agraciados con un premio importante de la lotería nacional de navidad, o quienes han tenido en su vida privada algún acontecimiento de cierta trascendencia, como el nacimiento de un hijo, un nieto o la firma de un contrato de trabajo. A todos les damos la enhorabuena, pero queda sobreentendido que nos referimos a la política, que, nos guste o no, nos afecta y mucho. Al hacer balance de tan convulso año se deberían de sacar algunas lecciones y consecuencias, como lo son la consolidación, por ahora, de un mapa político nuevo, alejado de mayorías absolutas, o lo que parece el principio del fin de la impunidad, para los delitos que tienen que ver con la corrupción en el ámbito de las instituciones políticas. Puede que no sea mucho, o que a algunos no les parezca positivo todo esto, pero visto el comportamiento en el pasado reciente de nuestras oligarquías políticas, podemos concluir que no estaban o no están educadas para ejercer el poder democráticamente.
 
Al perder la mayoría absoluta el Partido Popular, resulta que su presidente, don Mariano Rajoy, para seguir como fuere en la Moncloa, además de pactar con otros partidos la demolición de parte de su obra legislativa, ha tenido que hacer concesiones a los mortales, salir de la pantalla de plasma de vez en cuando y, incluso, aceptar entrevistas de periodistas distintos a los leales a la causa, contestar preguntas en alguna que otra comparecencia ante los medios de comunicación o capear el temporal, léase contestar jadeante a una pregunta, cuando es abordado al salir de caminata por la mañana en Pontevedra.
 
Al estar más expuesto a las cámaras y micrófonos la ciudadanía ha podido constatar que este señor, que es también registrador de la propiedad de Santa Pola y que solo lee la prensa deportiva, no tiene un concepto muy elevado sobre la preparación intelectual de los españoles; pero este mal no es privativo suyo, sino que lo comparte con otros muchos de sus compañeros de partido, como el señor Trillo, que a buen seguro, hubiera sido bautizado como el costalero de Cartagena, por Cuco Cerecedo, aquel ingenioso periodista prematuramente fallecido. De otra manera no se entiende el discurso oficial que ha mantenido el gobierno y el PP en relación con el informe del Consejo de Estado sobre el accidente del avión Yak 42, ocurrido en el  mes de mayo del año 2003.
 
En primer lugar no es de recibo que por altos cargos del Estado y del partido que gobierna España, sea cual fuere su rango, se practique la desinformación, cuando no la mentira a sabiendas, como si nos quisieran hacer luz de gas, y no me refiero a lo acaecido hace unos años, que al señor Rajoy le parecen muchos; sin embargo el ya estaba allí, como el dinosaurio del cuento de Augusto Monterroso. Por si algún lector despistado cree que nuestro presidente de gobierno es un recién llegado a la política, diremos que lleva ocupando cargos la friolera de 36 años. Digo que se ha mentido ahora, también entonces y de modo criminal, como todos sabemos. Lo del presente tiene menos trascendencia, pero corresponde a una misma secuencia, a una forma de actuar, es decir, o nos encontramos con la apelación al tiempo transcurrido, de tal o cual caso de corrupción, aunque se esté celebrando el juicio en estos días, o nos sale el presidente con lo de “ese señor del que usted habla”, sea Bárcenas, Trillo o Camps; pero voy a continuación con el meollo de la cuestión. 
 
Cuando se hizo público, mediante filtración periodística, el célebre informe del Consejo de Estado acerca de la responsabilidad patrimonial del Estado en la reclamación instada por familiares de militares fallecidos en el accidente del Yak 42,  por parte de los habituales desinformares hubo un reparto de papeles, puede que casual, para que la ciudadanía no recibiera información sino caos y polémica, para así desacreditarlo. El primer actor de esta reciente farsa fue el propio presidente del Gobierno, al despachar el asunto con vaguedades, como que eso ocurrió hace muchos años y que ya se sustanció, primera mentira del penúltimo acto de la tragicomedia del Yak 42. Después se recurrió, para restar credibilidad al documento, a la antigua militancia socialista del ponente del informe, un toledano llamado Fernando Ledesma, con un brillante expediente como magistrado del Tribunal Supremo, y al carácter poco menos que caprichoso del propio informe, como si se tratase de una ocurrencia de esa institución, o de un informe de esos que están acostumbrados a pedir, previo pago con fondos públicos, a gabinetes y despachos de amiguitos y colegas.  
 
Para no aburrir hoy demasiado puede que en otro artículo vuelva sobre el asunto, para completar información. Vamos en primer lugar a la declaración del presidente del Gobierno apenas saltó la noticia, aquella de que eso pasó hace muchos años y que todo estaba sustanciado en los tribunales. Lo de mucho tiempo puede que así sea para un joven de 16 o 18 años, pues se trata de hechos ocurridos cuando era un niño, pero no así para quien entonces ocupaba un alto cargo, nada menos que vicepresidente del Gobierno. De otra parte el señor Rajoy, como conocedor del mundo del Derecho y en particular de la Administración, no solo como legislador, gobernante y registrador de la Propiedad, sino como hijo de magistrado, conoce bien que los tiempos en la Justicia y la Administración son dilatados en el tiempo, y trece o catorce años no son mucho, dada la lentitud de nuestros procedimientos, además existen las prescripciones; ¡si sabrá de eso Rajoy! Pero resulta además que el informe del Consejo de Estado se hace como consecuencia de la reapertura de la reclamación de los familiares ante la Administración, por la razón de que hasta 2014 había estado suspendido el procedimiento, por existir otros pleitos en distintas jurisdicciones, como la penal, con una causa archivada y con otra que se sustanció con la condena a los jefes militares que falsificaron documentos de identificación de cadáveres; también la civil, donde se resolvieron reclamaciones a empresas y compañías de seguros. Y ahora tocaba o toca la reanudación de la vía Administrativa, cuyos recursos se sustancian en la  Jurisdicción Contencioso-Administrativa, que creo que también se estudia en el temario de las oposiciones a Registrador de la Propiedad. Es por lo dicho que, aparte de no haberse leído el informe, puede que por vagancia o flojera, el Sr. Rajoy dio el pistoletazo para la desinformación.
 
Por descontado que queda por resolver la reclamación ante la propia Administración, y este capítulo es el que aún no está cerrado. No, señor Rajoy, aún no está sustanciado. Incluso cabe acudir a los tribunales si los familiares no se conformasen con el perdón entonado por la ministra de Defensa. Por cierto, el espacio mediático ocupado por la noticia durante varios días, ha ocultado otro informe, en este caso de la policía, acerca de las amistades peligrosas del marido de la secretaria general del Partido Popular, cuya empresa unipersonal, Hilo de Inversiones, aparece mencionada en asuntos bajo investigación judicial.
 
El pleito o recurso tendría sus riesgos, pues el informe del Consejo de Estado, que es preceptivo en este tipo de reclamaciones de responsabilidad patrimonial del Estado, dedica unos cuantos folios a hacer cuentas, es decir a contabilizar las distintas cantidades que ya han recibido los familiares de las víctimas, y concluye que no existen al día de hoy reparaciones materiales pendientes. A la vez que se dice, en el susodicho informe, que no caben compensaciones económicas, también se afirma que hubo negligencias culposas en todo aquel lamentable accidente, una de ellas la contratación, después de varias subcontrataciones, de una empresa de Ucrania, país que no es miembro de la OTAN, y que, lo que son las cosas,  es el paraguas bajo el que se refugió Federico Trillo; no solo eso, sino que se conocía bien como eran aquellos aviones de carga, prácticamente para desguace, procedentes de la antigua Unión Soviética, con mantenimiento deficiente y con tripulación inexperta, y sometida al régimen de explotación laboral  típico de una empresa pirata, y que tenía que ganar dinero con los poco más de 30.000 euros que le quedaban, tras las sucesivas mordidas de las cinco supuestas empresas intermediarias y que se repartieron el grueso de los 149.000.- euros que en total pagó el Ministerio de Defensa español por este viaje; la misma historia se había repetido casi cincuenta veces.
 
Trillo, que ha sido el abogado supremo del PP, también para colocar magistrados afines en el Tribunal Supremo, se escudó también en el patriotismo para pedir a los familiares de las víctimas que no molestasen, pero a esas alturas ya no funcionó la estrategia. Lo que son las cosas, no hace mucho, cuando aún no se había publicado el informe, y por tanto no estaba en las noticias de nuevo el asunto, me acordé del episodio y de todas sus tropelías y mentiras, al ver de nuevo la película “Senderos de Gloria”,  de Stanley Kubrick, protagonizada por Kirk Douglas, que cumplió 100 años a comienzos del pasado diciembre. Como recordará más de un lector cinéfilo, una de las secuencias más celebres del film es la de un diálogo entre el coronel Dax (Douglas) y un fanático general (George Macready) enfundado en el patriotismo, a propósito de una orden imposible de cumplir, como era la conquista de una posición enemiga bajo incesante fuego de artillería; la tensión sube al citar el culto coronel a Samuel Johnson: “El patriotismo es el último refugio de los canallas”.
 
El informe toca todos los palos, incluso las prisas que hubo en hacer corriendo un funeral de Estado en la Base de Torrejón, apenas cuarenta y ocho horas después; lo que no profundiza es en el origen de las presiones para el montaje de aquella tragicomedia al aire libre, con 62 féretros cerrados a cal y canto, algunos con restos de tres o cuatro personas; me ahorro el calificativo que tiene esta actuación, pues todo lo que se me ocurre es muy fuerte. Hoy sabemos que las llamadas para hacer enseguida aquel infame y bochornoso espectáculo, fueron por igual de Zarzuela y de Moncloa; parece que tanto la agenda del Jefe del Estado como la del presidente de Gobierno estaban muy cargadas de viajes, que importa adonde. A todo esto, y aunque todas las vidas son igual de valiosas, no se trataba de 62 soldados cualquiera, sino de,  -perdonen los datos, pero la memoria de aquellos militares lo merece-: un teniente coronel, cinco comandantes, seis capitanes, cinco tenientes, un alférez, dos subtenientes, once brigadas, doce sargentos primeros, siete sargentos, seis cabos primeros, tres cabos y dos soldados. Todos eran, cada uno en su especialidad, expertos profesionales, de lo mejor de nuestro ejército. Por lo que hemos conocido, a través de testimonios de los familiares, a pesar de las dificultades que hay en seno de las Fuerzas Armadas para elevar quejas, varios de ellos, habían puesto en conocimiento de la superioridad las lamentables condiciones en que se hacían los viajes; también existía un informe de un oficial de CNI al respecto.
 
En fin, que con el informe del Consejo de Estado no se acaba la historia, tampoco con la dimisión de Federico Trillo como embajador de España en Londres; aún quedan algunas cosas por saber, como por ejemplo las consecuencias internas que puede tener en el PP el aterrizaje en Madrid de un personaje que tanto sabe de la vida y milagros de muchos dirigentes y altos cargos,  que aún tiene muchos contactos y amistades y, sobre todo, acceso a los círculos del poder.   
 
En fin, todo lo anterior era para tratar de arrojar un poco de luz sobre un asunto no resuelto del todo, como no lo están los casos que en estos días se están viendo en los tribunales. El asunto del Yak 42, o cualquiera de los  sumarios que se juzgan debería de ser más que suficiente para que Mariano Rajoy estuviera apartado de la actividad política, pero todo parece indicar que el principal partido de la oposición será fiel a los designios de su vieja guardia, cuyo comandante en jefe es Felipe González, y seguirá manteniendo en la Moncloa, el tiempo que haga falta, al gobierno del Partido Popular.  
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

El fiasco del sorpasso

Año de aniversarios intempestivos

En espera de elecciones, y la penúltima batalla del capitán Domínguez

El cuarteto de la Moncloa, ¿o es sexteto?

Plaza de Burger King-Zocodover, donde empieza la Calle de Zara-del Comercio

Noticia de un poeta toledano muerto en la Batalla de Annual (y II)

Noticia de un poeta toledano muerto en la Batalla de Annual (I)

Noticias de los nuevos ayuntamientos

La jueza que leía a Concepción Arenal

¿Se avecina un cambio, un relevo o algo más inquietante?



Mande su comentario
Tema: Se fue sin pena ni gloria, pero Rajoy sigue ahí
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal