Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
19 de enero de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
TEMPORAL Albacete activa el Plan Territorial de Emergencias Municipal y la Delegación declara preemergencia
CLAMOR POPULAR El Ayuntamiento de Talavera decreta la paralización de las obras más polémicas de los últimos tiempos
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 MÁS QUE PALABRAS ESTHER ESTEBAN 
MÁS QUE PALABRAS

Los periodistas y el perdón

09/12/2016 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
 
La historia de Nadia, esa niña con una enfermedad rara  denominada tricotiodistrofia, cuyo padre apareció en distintos medios de comunicación solicitando ayuda económica para un supuesto tratamiento, ha terminado con la retirada del pasaporte de la niña, una investigación policial, una orden judicial para bloquear sus cuentas y la detención de sus padres por la sospecha de que Fernando Blanco, su progenitor, ha podido cometer un delito de estafa en la recogida de fondos para tratar a la niña.
 
Todo parte de una información no contrastada del compañero de El Mundo Pedro Simón, que fue recogida también, sin contrastar, por otros colegas de distintas televisiones que vieron una historia humana con todos los ingredientes informativos de los grandes temas. Se ha dicho que lo que les ha ocurrido a esos compañeros, que finalmente pidieron públicamente perdón en sus programas,   nos puede pasar a cualquiera. Y es verdad. “En  ocasiones la información que llega a tus manos parece tan veraz y certera que unos cuantos documentos y la sensibilidad propia como comunicador en un caso en el que está involucrada una niña enferma, acaban de afianzar la noticia", se pudo leer en los periódicos tras destaparse la presunta estafa. Yo comparto la reflexión, pero no todo se debe quedar en pedir perdón y pasar la página rápidamente por el error cometido, donde al final se ha jugado con la buena fe de la gente.
 
En mi generación de periodistas, educados en el principio sagrado de contrastar la información, los redactores jefes solían obligarnos a los "plumillas" recién aterrizados en la redacción a contrastar con dos o tres fuentes distintas las noticias, especialmente cuando se trataba de hechos trascendentales, y si no se hacía y la información resultaba ser no veraz, te caía no sólo una bronca monumental sino que en ocasiones te jugabas el puesto de trabajo en ese medio.
 
Pedro Simón, el periodista de El Mundo que lanzó la información sobre la historia de Nadia se conmovió por esa niña de 11 años con  una enfermedad genética, para cuya cura era necesaria una complicada operación en Houston, y se creyó todo lo que decía el padre, aunque llegaba a afirmar que había llevado a la niña enferma a una cueva en el lejano Afganistán, en plena guerra, para que la viera un especialista en su mal. Fernando Blanco convenció al periodista de que Nadia estaba al borde de la muerte y que para sobrevivir hacía falta operarla en EE UU y recaudar fondos para un tratamiento, lo que ocurrió en pocos días, llegándose a conseguir  una altísima suma de dinero.
 
"Conocí a Fernando, a Marga y a Nadia en Madrid hace casi cinco años. Ellos vinieron a explicarme la gravedad de la enfermedad de su hija, traían mucho miedo en el cuerpo y una carpeta llena de documentos aclaratorios que en su día miré (...) Cada vez que Fernando venía a Madrid procuraba verme. Me contaba noticias de Nadia. Hace un mes me pidió que le volviera a ayudar... Esta vez viajé a Fígols i Alinyà (Lleida) y pasé un día con ellos. Hasta dormimos en su casa. Una casa donde sólo se transpira una obsesión un tanto tétrica: tratar de salvar a la hija". Así comenzaba el periodista su nota de disculpas publicada en el periódico donde trabaja, y a continuación añadía que "un periodista debe mantener cierta distancia, no bajar la guardia, verificar todo. Esta vez no lo hice: este periodista cometió varios errores importantes en la información del sábado. Di por bueno varios datos que me contó Fernando y que -a diferencia de otros aspectos- no corroboré como debía: el nombre de un supuesto doctor americano, determinados viajes al extranjero y el verdadero grado de la enfermedad de la niña, que es real".
 
Exactamente en esta última parte es donde los periodistas debemos fijarnos, en no dar por buenos los datos que nos ofrecen para elaborar nuestras informaciones sin marcar distancias, sin haberlo comprobado y menos por mucho que respetemos a nuestros colegas y estos tengan credibilidad -Pedro Simón es un gran periodista al que yo respeto y he felicitado en varias ocasiones por sus reportajes- seguir la estela de lo publicado por otros sin las correspondientes confirmaciones.
 
Yo conozco a varias personas que conmovidas por este caso han colaborado económicamente para ayudar a la pequeña Nadia, que al final es la víctima inocente de este tema. Ella de verdad necesita ser ayudada y protegida, independientemente de que su padre, que ya fue condenado por estafa hace años, la haya utilizado para conseguir dinero fácil y rápido. Según las pesquisas policiales, los padres sumaron en torno a un millón de euros a partir de su aparición en los medios de comunicación y en concreto, su intervención televisiva en favor de la búsqueda de una eventual cura para Nadia les reportó 300.000 euros entre el 28 de noviembre y el 5 de diciembre. ¡Ojalá que de este caso saquemos todos consecuencias porque con la solidaridad ni se juega ni los periodistas, por una mala praxis de nuestro oficio, podemos hacer que otros se confundan!
 
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Socialistas, ombliguismo y endogamia

Pegar... una vez al año

Podemos y el culebrón

Refugiados de la contaminación

Impuestos y servicios

De víctimas y verdugos

El camión de la muerte... otra vez

Circo y pan

Autopistas fantasma y dinero público

Constitución y consenso imposible



Mande su comentario
Tema: Los periodistas y el perdón
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal