Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
29 de marzo de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
DIEZ NEGRITAS Talegón mete miedo a Page, lo de Tolón y lo de Iker en Barcelona y Gwyneth Paltrow en Talavera
VIOLENCIA MACHISTA El asesino de Campo de Criptana estranguló a su mujer y a sus dos hijos antes de suicidarse
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 BUENOS HUMOS PEDRO A. LÓPEZ GAYARRE 
BUENOS HUMOS

La manipulación nacionalista de la obra de un compositor de Castilla-La Mancha

16/12/2016 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
Si hay un arte que afecte al complejo ámbito de los sentimientos sin que sea posible explicar la reacción irracional de una persona, o mejor una masa ante su manifestación, ese es la música. No en vano, el nacionalismo, ese otro sentimiento irracional que mueve a los “pueblos”, tiene en los himnos una de sus formas de comunión e identidad. Cada tierra tiene su música, y es muy difícil que alguien ante una melodía no note un pellizco en ese lugar interior que ningún fisiólogo sería capaz de localizar. Sardanas, zorcicos, seguidillas manchegas, fandangos y tantas otras músicas regionales son la expresión de una diversidad cultural que es difícil que se dé fuera de la España común. Y  sin embargo, paradójicamente como con tantas otras cosas, el nacionalismo ha tenido desde el momento en que ha podido expresarse con la mayor libertad de su historia  una voluntad de exclusión de todo aquello que, a pesar de ser un reconocimiento de su propia identidad, viene desde fuera y se considera ilegitimado para ello.

La melodía vasca y navarra por excelencia es la del “zortzico”, castellanizado en zorcico. Don Pío Baroja era un buen aficionado que canturreaba zorcicos y ha dejado buena muestra de la variedad de sus letras en muchos de sus escritos. En el País Vasco y Navarra, el “zortzico”, esos ocho compases al ritmo de cinco por ocho inconfundibles, marcados por la cadencia del chistu y el tamboril, son una de sus señas de identidad, de la algunos, desgraciadamente, pretenden hacer algo exclusivo y excluyente, como demuestra el caso que hace una semana ha tenido como protagonista a un gran compositor de nuestra tierra.

Si hubiera que sintetizar el alma del zorcico, uno se atrevería a hacerlo con dos piezas en las que en lo último en lo que piensa cualquiera que las escuche sería en sentirse dueño exclusivo de lo que con ellas se expresa:

En la plaza de toros de Azpeitia, todos los años, por las fiestas de San Ignacio, cuando se va a arrastrar el tercer toro de la corrida, todo se para, los espectadores se levantan y la banda de música toca el zorcico de Aldadur dedicado al torero de plata, natural de Deba, José Ventura “Laca” muerto en aquella plaza en 1846: zorcico y fiesta nacional pese a quien pese en el corazón de Guipuzcoa.

El otro zorcico universal, “El roncalés”, convertido en el himno del valle del Roncal partir de la película Gayarre de Domingo Viladomat de 1959, es una pieza de Salvador Gabriel Ruiz de Luna Arroyo (Talavera de la Reina 1908-Madrid, 1978) que comienza por el verso que algunos creen es su título: “Vasco navarro soy / del valle roncalés…". Un talaverano haciendo zorcicos…

Pues resulta, que la emotiva  y extraordinaria pieza, cuya segunda estrofa dice: “El jardín español / de flores sin igual / tiene entre bellas rosas / la más  hermosa / que es El Roncal”, se ha convertido en objetivo de la corrección política nacionalista, y un coro, al que no cito para no darle publicidad, se ha permitido la licencia de rectificar lo de “El jardín español”, para indignación de Marinela Ruiz de Luna Laugaron, hija del compositor, que ha elevado la correspondiente protesta a la SGAE ante el abuso manifiesto aunque me temo que poco adelantará.

Afortunadamente la película de Viladomat, con Alfredo Krauss interpretando el “Vasco navarro soy “ en el papel del gran tenor Julian Sebastián Gayarre Garjón (Roncal, 1844-Madrid 1890) está gracias a youtube para gozar y emocionarse con  el zorcico “El  roncalés” y comprobar una vez más hasta donde llega el delirio que todos sufrimos en España, más de cien años después de que Gayarre dejara claro que era vasco, navarro y sobre todo español, allá por donde dejó su arte.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Page desencadenado y con la mosca en la oreja

Jaime Ramos, alumno aventajado de Pablo Tello

Algunas posibles lecciones sobre una tragedia en Toledo. Arboricidios

Nacho Hernando, un joven con futuro

Molina III se come una puerta giratoria

El general Alejandre y la obsesión de Bono

Santa María La Blanca de Toledo, un sensible asunto de Estados

La comedia bufa de Carmen Quintanilla y el concejal de la TIA

Las cuentas nerviosas de Page con el "pedrisco"

Emiliano contra el pedrisco



Mande su comentario
Tema: La manipulación nacionalista de la obra de un compositor de Castilla-La Mancha
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal