Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 de marzo de 2017  |  Síguenos en Facebook Facebook | Siacute;guenos en Twitter Twitter | Siacute;guenos en Google+ Google+ |      |   Hemeroteca  |   Publicidad  |   SUSCRÍBETE
El Digital Castilla-La Mancha
PORTADA REGIÓN ACTUALIDAD ECONOMÍA OPINIÓN SOCIEDAD DEPORTES IMÁGENES SERVICIOS
ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO
PLAN PAGE, INTERINOS, GUERRA Cs... ​Siete noticias de Castilla-La Mancha para empezar la mañana
POLÉMICA POR LO OCURRIDO Muere de un infarto una estudiante de Ciudad Real en la Universidad de Málaga
Imprimir Enviar a un amigo Tamano de fuente  
 BUENOS HUMOS PEDRO A. LÓPEZ GAYARRE 
BUENOS HUMOS

Ideas como coces. García-Page en el laberinto de Podemos

20/12/2016 . Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS
En estos días en que la izquierda ha impuesto a sus fieles como un dogma que la Transición fue un pacto entre élites condicionada por el miedo, alguien ha recordado lo que Javier Pradera, poco sospechoso de reaccionario, decía del sistema constitucional del setenta y ocho: “La democracia fue una idea nueva en la España de 1977, descubierta a la vez por la izquierda y la derecha, que habían combatido por objetivos distintos a la democracia representativa y al Estado de Derecho durante la Guerra Civil”. Claro, que esa revisión “podemita” no es un planteamiento original ni ha nacido por generación espontánea. El Rodríguez Zapatero al que ahora su partido celebra en el décimo aniversario de su Ley de Dependencia tuvo mucho que ver con ello y no precisamente por esa ley.

Ruiz Quintano, al que como a Nietzsche hay que leer como un aforista y nunca como al creador de un sistema de pensamiento porque acabas en el manicomio, ha definido la Ley de Memoria Histórica como “la continuación de la Guerra Civil por otros medios”; una paráfrasis de Carl von Clausewitz que define la bomba de relojería que el zapaterismo dejó en su propio partido debajo del sillón del secretario general como herencia. Sánchez la recogió, la rebozó con el viejo odio que apesta a lucha de clases y el viejuno Marx y la blandió como bandera ante su incapacidad para ir más allá de la recreación del odio contra el adversario político, convertido de nuevo en el enemigo a exterminar. Alfonso Guerra, no precisamente una hermanita de la caridad cuando se trataba de cargar las tintas de la demagogia que hoy se llama populista, tuvo que recordar hace pocos días que si  algún día el PSOE gobernó toda una época en España fue precisamente porque supo conseguir una mayoría social que no se logra simplemente azuzando el odio.

Era esa la mayoría social que Bono era capaz de aglutinar en esta región por el método de ocupar desde el centro ese espacio que en Europa era la garantía del mantenimiento del denominado Estado del Bienestar, imposibilitando que a la derecha o a la izquierda alguien pudiera hacer viable una mayoría semejante. ZP lo desbarató todo y, aunque durante siete años tuvo el poder, lo hizo a costa de producir un roto que se multiplicó exponencialmente con la aparición del 15-M y Podemos. Unos hijos que amenazan desde entonces el monopolio, de lo que desde el 77 ha sido en España la izquierda posible.

Nada es igual tras la aparición de Pablo Iglesias Turrión en las televisiones. En Castilla-La Mancha, García-Page creyó que tras el pacto de investidura García Molina acabaría en el talego de la casa común, como acabó aquel otro Molina que de diagnosticar un cáncer en la región que llevaba el nombre de Bono se integró en la metástasis. No era difícil predecirlo con la historia de los últimos treinta años de democracia en perspectiva. Pero aquí hay algo más porque todo ha cambiado en España y en Castilla-La Mancha después del año Rajoy.

Ahora la socialdemocracia es el PP y los que supuestamente comparten el ADN de la izquierda en realidad sólo comparten su mutuo deseo de escabecharse. Cada vez que Molina vote una ley de Page, incluidos los presupuestos del año que viene, estará arrancándole unas cuantas tiras de esa moderación que tan bien luce Emiliano en las procesiones. Desde hace un año y medio Emiliano duerme con su enemigo y todas esas noches entre las sábanas las acabará pagando. Mucho más cuando a su alrededor, cada vez que habla alguna de sus portacoces, todo lo que sale, como en el rugbi de regional, es una patada a seguir contra Cospedal.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
Más artículos

Algunas posibles lecciones sobre una tragedia en Toledo. Arboricidios

Nacho Hernando, un joven con futuro

Molina III se come una puerta giratoria

El general Alejandre y la obsesión de Bono

Santa María La Blanca de Toledo, un sensible asunto de Estados

La comedia bufa de Carmen Quintanilla y el concejal de la TIA

Las cuentas nerviosas de Page con el "pedrisco"

Emiliano contra el pedrisco

Cospedal les pone de los nervios

El diputado Josemi Chiquilicuatre



Mande su comentario
Tema: Ideas como coces. García-Page en el laberinto de Podemos
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Título (obligatorio)
Comentario (máx. 1500 caracteres)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
Términos y condiciones
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website eldigitalcastillalamancha.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldigitalcastillalamancha.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
eldigitalcastillalamancha.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
  
Quiénes somos   /   Publicidad /   Contactar   /   Cartas al director   /   Suscripción al boletín   /   Ir a RSS RSS   /   Envíanos tu CV
Copyright © Digital Comunicación 2006, S.L.   ® El Digital Castilla la Mancha es una marca registrada.
Derechos reservados.   España.   E-mail: eldigital@eldigitalcastillalamancha.es
Oficina central:  C/ San Francisco, 21  -  45600 Talavera de la Reina  -  Toledo (España).  
Teléfono de contacto: Talavera 606713383 / Toledo 606018622
Política de información   /   Política de privacidad  /   Política de cookies  /   Aviso legal